Viernes 29 de Agosto de 2014

Bailes y músicas del carnaval jujeño

Miles de personas disfrutaron en Jujuy del Carnaval en la Quebrada de Humahuaca, con visitantes que recorren todos los pueblos que integran esa región para celebrar al ritmo de la música el llamado Desentierro del Diablo del Carnaval.

Publicado el 12 febrero 2013

Miles de personas disfrutaron en Jujuy del Carnaval en la Quebrada de Humahuaca, con visitantes que recorren todos los pueblos que integran esa región para celebrar al ritmo de la música el llamado Desentierro del Diablo del Carnaval.

“Todo el pueblo es alegría”, dijo el intendente de Tilcara, Félix Pérez, quien dirige personalmente los trabajos de limpieza en la plaza central del pueblo, donde los carnavaleros se divierten con los grupos y solistas espontáneos.

A lo largo de estos días, ya que la fiesta comenzó el sábado último con el desentierro del Diablo del Carnaval en los mojones de cada comparsa, los grupos se van relevando para que el baile y la música no decaigan.

La comparsa No Somos Nada se ocupaba ayer de desenterrar al diablo y era la encargada de entusiasmar a todos los visitantes enarbolando su estandarte, mientras sus músicos recorrían las calles “invitando a los visitantes a sumarse”, dijo el intendente.

Pérez se mostró satisfecho por la organización pero por sobre todas las cosas por cómo comparten los festejos los turistas y los lugareños.

Los Tekis, el grupo jujeño que desde hace años se suma para el carnaval quebradeño, también actuaba ayer en el tinglado municipal, donde levantaron su peña desde el viernes de la semana pasada.

Y la fiesta seguía en la calle con las comparsas Pocos Pero Locos, Los Ahijaditos, Caprichosos, Pecha Pecha, Flor de Cortadera, Los Barreños y los Amigos de la Banda, entre otros grupos de una larga tradición carnavalera.

Claro que a los bailes públicos se suman para la diversión “los fortines”, en su mayoría organizados por familias, a los que se accede con un cronograma de invitaciones y donde se baila y se degustan comidas típicas.

Así, los fortines de Los Mañeros, Porotos, Salamanca, Los Orejanos y Los Chupachichi están a pleno, y se sumarán los bailes públicos en la esquina de Alberro y Jujuy, donde desfilarán los grupos locales.

El pueblo de Tilcara por estos días es puro festejo ya que mientras algunos carnavaleros se reponen de la fiesta de anoche, otros se levantaron y, junto a los nuevos que llegan, les dan continuidad a las celebraciones.

Dos cuadras de colectivos se agrupan en la parte posterior de la terminal de ómnibus, sobre la avenida Iguazú, para ingresar y levantar pasajeros con destino a los carnavales de la Quebrada.

Los hoteles, hospedajes, pensiones y campings están repletos en la Quebrada, mientras los comedores, restaurantes y puestos callejeros trabajan a destajo en la venta de comidas y bebidas típicas.

“En el carnaval quebradeño, nadie se queda sentado ni con la cara limpia”, es la consigna del festejo que recién culminará el fin de semana próximo.

Comentarios