Policiales

Ataque en pleno centro: balearon a un hombre en la recepción de un hotel

  • image1
    Vendetta. El hotel Nogare y su bar fueron escenario de un oscuro episodio con ribetes de venganza.

Un hombre resultó herido de bala en un oscuro episodio con tintes de vendetta en el centro. Según fuentes judiciales y de vecinos del lugar, pasadas las 13.30 un tal Héctor salió del hotel Nogare, de Mendoza al 1578. En la vereda de enfrente al hospedaje, se encontró con tres personas que habían preguntado por él horas antes. Según testigos, el trío discutió. Cuando las palabras sobraron, comenzaron a golpearlo. La decena de clientes del bar del hotel, que tiene una entrada independiente, pensó que se trataba de un robo; el susto fue mayor cuando el misterioso Héctor regresó al hotel con intenciones de llamar a la Policía y los agresores lo persiguieron, contó un testigo.

“Pagame lo que debés”

La recepcionista de Nogare no estaba; la puerta estaba cerrada. Los agresores se abrieron paso por la puerta del bar en busca del huésped. Frente a unas diez personas, uno de los perseguidores desenfundó un arma, dijo “pagame lo que debés” y le descerrajó un balazo que impactó en el abdomen, describió la misma fuente. Acto seguido, el trío escapó. La víctima quedó tendida en un sofá de la recepción. Sentado, esperó la ambulancia que lo trasladó al hospital Provincial. Una versión sostiene que el huésped dio una identidad falsa en el centro de salud, nombre que más tarde fue rectificado por los investigadores. La edad de la víctima ronda los 35 años, según testimonios recogidos en la escena del disparo.

La PDI investigaba la escena del disparo.

Una empleada del hospedaje detalló que el tal Héctor hacía varios días que se alojaba en el Nogare. “Siempre estaba bien vestido y nunca dejó de pagar”, confió. En el hall, cuando recibieron a El Ciudadano todavía estaba en el suelo el envoltorio de la inyección de primeros auxilios que le aplicaron al habitué del hotel.

Pasadas las 14, los pesquisas de la Policía de Investigaciones recababan datos en la cuadra. El caso está en manos de la Fiscalía de Flagrancia.

Claudio, el encargado de la concesión del bar no se recuperaba del susto: “En tres años que estoy acá nunca pasó algo así”. Contó que intentó impedir la agresión, pero cuando vio el arma se quedó en el molde. El hombre, de camisa a cuadros, dijo haber escuchado de la boca de la víctima: “Me confundieron con otro”.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente