El Hincha

Agresiones, sillazos y corridas en la asamblea de Newell’s

  • image1
    Papelón en el Parque. La Asamblea leprosa terminó de la peor manera posible: sillazos, golpes y opositores a las corridas.

Newell’s perdió por goleada. Esta vez no fue adentro de la cancha, sino afuera, en una Asamblea escandalosa que tuvo de todo: golpe de puños, amenazas, heridos, miedo, mucho miedo, y un balance aprobado de manera bochornosa.

“Retrocedimos diez años. Se terminó la democracia en Newell’s”, deslizó un referente opositor tras salir del estadio cubierto, acompañado de policías tras ser agredido en medio de una gresca generalizada antes del inicio de la Asamblea, que buscaba aprobar la Memoria y Balance del ejercicio 2016/2017.

 

Lo sucedido sorprende, aunque el clima previo presagiaba una Asamblea caliente. El arco opositor había manifestado su idea de pedir un cuarto intermedio y un rechazo del balance que ni siquiera estuvo aprobado por el auditor externo. Y en la jornada de ayer incluso denunciaron amenazas si no votaban a favor. Y desde el oficialismo se hablaba de desestabilizar y sugerían que la oposición buscaba la intervención del club.

El estadio cubierto apareció vallado y con un control policial inusual, como un presagio de lo que vendría. Y la presencia amenazante de hinchas en la zona del Palomar hizo recordar tiempos que parecían desterrados en el Parque.

En ese clima, se intentó realizar la votación para definir las autoridades que presidirían la Asamblea. José Menchón y Juan Matías por el oficialismo, Daniel Giraudo y Juan Pablo Bellunghi por la oposición eran las propuestas. Y la votación, a mano alzada, fue cerrada. Se intentó repetirla y en medio de la disidencia arrancaron algunos cánticos,  amenazas y enseguida…el bochorno. Los empujones pasaron a golpes de puños y sillazos. Y todo se descontroló, sin que la seguridad privada pudiera hacer mucho, mientras la policía cuidaba la puerta y no intervenía.

 

Algunos la pasaron mal, en especial los opositores. Ariel Moresco, Giraudo, Javier Díaz, Leo Gamulín y varios más, que se fueron del estadio con protección policial, mientras se escuchaba de fondo “no nos peguemos entre hinchas de Newell’s”. Y cuando parecía que la suspensión era la salida lógica, la Asamblea se realizó igual con los socios que permanecieron, con las sillas tiradas y poco debate. Balance aprobado de manera bochornosa y una denuncia cruzada de oficialismo y oposición.

“Retrocedimos diez años, volvimos a las peores épocas de López”, denunció Giraudo. Y agregó: “Nos amenazaron, nos mandaron a golpear por la barra, quieren mantenerse en el club a toda costa”.

“Pasó lo que nadie quería. Pero los hechos de violencia lo generaron ellos, intentaron generar el caos con denuncias falsas y empezaron a provocar cuando perdieron la votación por la presidencia. Giraudo y Ripani sólo buscan el rédito personal”, comentó Cristian D’Amico, vice leproso.

En medio del caos, varios dirigentes opositores le confesaron a El Hincha que darán un paso al costado en la política leprosa. “En estas condiciones no se puede hacer política. Tengo miedo. En Newell’s no hay más democracia”, confió el integrante de una agrupación. “Me pegaron, me amenazaron, ese es mi límite”, comentó otro reconocido opositor.

Desde IGPJ no quisieron confirmar la validez o no de la Asamblea. Y al fin y al cabo eso es lo que menos debería importar. Con o sin balance, ayer perdió Newell’s. Y por paliza.

Sarmiento no se guardó nada

De un tiempo a esta parte, es difícil que Brian Sarmiento pase desapercibido, aunque lamentablemente en Newell’s tiene más repercusión lo que hace fuera de la cancha que en ella. A poco de tener una nueva chance de demostrar su valía en el Coloso, el volante dejó frases muy interesantes.

Recuperado de la lesión muscular, Brian Sarmiento se perfila para ser titular el sábado ante Vélez y contó: “Me sirvió esta lesión para acomodarme a lo que es la ciudad, al club y a reflexionar en los sentimiento de uno, que es lo que me jugó en contra”.

“Creo que es momento de reflexionar todos los hinchas de Newell’s y dejar de autodestruirnos entre nosotros porque Newell’s necesita más que nunca de la gente”, explicó Sarmiento en un contexto de ánimo caldeado y problemas institucionales.

Pero obviamente, también las preguntas giraron hacia su exposición en los medios y su vida fuera del fútbol, algo que aparece al frente de las críticas cada vez que se lesiona. Sarmiento creyó necesario aclarar: “Me molestó que dijeran que estaba de joda. En Buenos Aires sí salía de joda, pero acá voy a un boliche y no me dejan entrar. No me gustaban los gimnasios y me hice uno en mi casa para entrenar más, pero no les puedo explicar uno por uno que no estoy de joda”.

“Falcioni sabía que yo los lunes iba a ver ‘Damas Gratis’, que los martes iba a algún barcito, pero no me lesioné nunca. Era el 10 de Banfield y lo clasifiqué a la Libertadores”, contó. “Si uno es buena onda, lo critican, si uno es mala onda, lo critican”, se quejó Sarmiento, quien cree que la prensa hace diferencias: “Los de la vereda de enfrente pierden 4-0 y nos critican a nosotros. Parece que en Newell’s está todo mal”.

Juega el pibe Cabrera

El pibe Enzo Cabrera no pudo entrenar ayer por un problema menor, pero hay confianza plena en que llegará al duelo del sábado frente a Vélez. Entonces, el elenco que tiene en mente Llop será: Luciano Pocrnjic, José San Román, Bruno Bianchi, Nehuén Paz y Milton Valenzuela, Joaquín Torres, Nery Leyes, Jalil Elias y Brian Sarmiento, Enzo Cabrera y Mauro Guevgeozian.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente