Ciudad

Advierten que crecen las compras en cuotas en los supermercados

  • image1
    La AER confirmó otra tendencia: se compra más segundas marcas y menos cantidad; ya no alcanza para todo el mes.

Las tarjetas de crédito suelen ser el recurso de sectores medios y trabajadores para acceder a algunos productos  personales y bienes durables del hogar: una heladera, un televisor, un colchón, un sofá. Sin embargo, con los años los plásticos (incluidos los de débito) se convirtieron en un arma cotidiana contra la inflación que las familias usan para llenar la alacena. En ese marco, según señalan desde la Asociación Empresaria local, en estos últimos meses las compras en cuotas en los supermercados volvieron a crecer. Allí explican que eso se da, sobre todo, por la escalada de la inflación y la pérdida del poder adquisitivo.

Luego de la confusión que generara el plan del gobierno nacional denominado “Precios Transparentes”, ya derogado y que obligaba a publicar en vidriera el valor de los productos diferenciados en efectivo o tarjeta de crédito y débito, las ventas con tarjetas volvieron a repuntar en Rosario.

El dato lo entregó la Asociación Empresaria de Rosario. Según el presidente de la entidad, Ricardo Diab, entre el 50 y el 60% de las ventas minoristas que se realizan en la ciudad son con tarjeta de crédito. El rubro indumentaria es el más beneficiado por el uso del plástico para pagos en 1, 3 o 6 cuotas. Mientras que las compras en 12 cuotas se concentran en la adquisición de electrodomésticos y bienes durables, como los muebles.

Sin embargo, lo que más llama la atención –según el dirigente- es el aumento del financiamiento en las grandes cadenas de supermercados.

A la hora de explicar la suba, se señalan distintas causas. Pero la más saliente es que al empeorar la situación económica, las tarjetas se volvieron verdaderos salvavidas financieros para las familias, al permitirles llevar mercadería aun cuando las cuentas bancarias se hayan quedado sin fondos. Muestra de eso es que el uso en supermercados se concentra especialmente en la segunda quincena de cada mes, según señalaron algunas fuentes consultadas.

En esa línea, Diab sostuvo sin rodeos que el fenómeno tiene una explicación más directa; la merma del poder adquisitivo que padecen muchos sectores sociales.

“Está claro que en los supermercados el financiamiento es menor a ese 50-60 por ciento promedio que se da en otros sectores. Pero igual comprar alimentos en cuotas es algo que no era tan habitual y que ahora evidentemente aparece un poco mas”, dice.

Para el titular de la AER (que agrupa a la Cámara de Supermercados local, donde están Micropack, la Cadena Dar y La Reina, entre otras) el consumo está más fragmentado.

“Se compra más con lo justo, segundas marcas y menos cantidad. No alcanza para todo el mes. Se adquieren productos para un período determinado y después se ve. Falta capacidad de consumo”.

En tanto, una fuente vinculada a Micropack aclaró que allí no se observa una tendencia marcada a la venta en cuotas, aunque admitió –al igual que Diab- que eso “creció un poco más” en el último tiempo.

Promociones

Otra clave para explicar el fenómeno es que las promociones y descuentos para pagos con tarjeta se intensificaron en las grandes cadenas y la gente, para ahorrar, también las busca más.

“Las tarjetas se usan mucho cuando hay liquidaciones u ofertas. Se trata de no dejar pasar estas oportunidades. Y si encima es en cuotas ni hablar”, agregaron desde Micropack.

Tras eso, la fuente mencionó que más acentuada aún es la merma en las ventas. Contó que en el primer cuatrimestre de este año la comercialización (medida en unidades) de productos de primera necesidad cayó entre un 10 y un 15 por ciento en relación a 2016.

Lo particular es que eso ocurre pese a que de enero a abril de 2017 los alimentos subieron en promedio un 6%, mientras que en el mismo lapso del año pasado el incremento fue mayor; del 20%.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente