Edición Impresa

Absuelven a Fraticelli y a su ex esposa del homicidio

frat

El ex juez de Rufino, Carlos Fraticelli, y su ex esposa Graciela Dieser, condenados por el crimen de su hija Natalia, ocurrido en mayo del 2000 en esa ciudad, fueron absueltos ayer por la Cámara de Apelaciones de Venado Tuerto en un nuevo fallo judicial. El abogado de Fraticelli, Carlos Edwards dijo que ahora trabajará para lograr que su cliente reasuma como juez Penal de Rufino, cargo del cual fue destituido al ser acusado del homicidio. Los conjueces que fallaron tuvieron distintas posturas. Dos de ellos consideraron que no había pruebas para responsabilizar al matrimonio del homicidio, otros dos que no existió ese homicidio y
un quinto se abstuvo de emitir su voto.

Casi una década pasó desde aquel 20 de mayo en el que la adolescente Natalia Fraticelli apareció muerta en su casa de la localidad de Rufino. Era la hija del juez de Rufino, Carlos Fraticelli, quién rápidamente fue acusado por el homicidio de su hija junto con su esposa, Graciela Dieser. El caso fue emblemático, porque rápidamente puso en claro la manera de actuar de la Justicia santafesina, que ya había sido reconocida como la más atrasada de Latinoamérica, y una pesquisa policial dejó mucho que desear ya que no se
cuidó la escena del crimen, ni se aseguraron pruebas. Recién en 2006, cuando los padres de Natalia llevaban cuatro años detenidos, la Corte Suprema de Justicia de la Nación emitió un duro fallo en el que no sólo anulaba la sentencia contra la pareja, sino que también ponía en cuestionamiento a la Justicia santafesina.

El caso desató escándalo y alarma en la Corte. Es que no sólo puso en crisis la forma en que se administraba justicia en la provincia, sino que obligó primero a modificar el sistema de asignación de causas para no incumplir garantías constitucionales y temiendo un aluvión de fallos por inconstitucionalidad.

Luego, comenzaron a debatir la reforma, que se sancionó en la Legislatura a fines de 2007 y que hoy se está intentando poner en marcha. Lo curioso es quien impulsó la queja a la Corte por prejuzgamiento, fue precisamente el actual ministro de Justicia y Derechos Humanos, Héctor Superti, que en ese entonces era el abogado de la madre de Natalia, Graciela Dieser.

Los votos

De los cinco conjueces abogados designados para resolver este caso, dos consideraron que la chica se suicidó, por lo que hay “inexistencia de delito”, y otros dos sostuvieron que fue una muerte violenta, explicó el abogado de Fraticelli, Carlos Edwards.

Sin embargo, como éstos dos últimos entendieron que hay “dudas” sobre si los padres fueron los autores del crimen, votaron
por la absolución, mientras que un quinto conjuez se abstuvo de votar al alcanzarse la mayoría requerida por la ley orgánica provincial.

“Yo creo que no hay reparación alguna que pueda aliviar tanto sufrimiento. El daño que me han hecho es tremendo, pido que sean investigados los funcionarios judiciales que cometieron esta crueldad y barbarie y que sean realmente sancionados como corresponde”, afirmó Fraticelli.

En la puerta de la Cámara Penal de Venado Tuerto, donde fue a notificarse del fallo, el ex juez dijo a la prensa que no sabe por qué lo condenaron: “Yo pagué con la cárcel por haber dicho la verdad y ahora quedó demostrado que soy inocente”, remarcó.

Consultado sobre si le gustaría volver a ser juez, Fraticelli explicó que el 13 de marzo de 2004 presentó un recurso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) porque a su entender fue mal destituido por el jury de enjuiciamiento, y antes de tomar una decisión, aguardará el fallo.

“Yo simplemente lo que quería era que se hiciera justicia, demostrar mi inocencia y que mi hija descanse en paz”, destacó.

La resolución que absolvió a Fraticelli y a su ex esposa fue firmada por los conjueces Eduardo Pascual, Juan Carlos Baravalle,
Ariel De Armas, Roberto Landaburo y Héctor López.

Edwards sostuvo que le notificaron la parte resolutiva y pudo leer sólo algunos fundamentos del fallo en la secretaría de la Cámara, ya que no le entregaron fotocopias del mismo, que consta de alrededor de 200 fojas. El letrado dijo estar “muy conforme y satisfecho” con la resolución.

“A partir de que nos hicimos cargo de esta defensa, sabíamos que nuestro cliente no tenía ningún tipo de participación en este hecho, lo cual ha quedado confirmado a través de este fallo. Lamentablemente, tuvimos que trajinar casi diez años para que esto se pudiera lograr”, señaló.

El fallo absolutorio se dio a conocer justo al cumplirse nueve años y medio del hallazgo del cuerpo de Natalia en su habitación
de la casa familiar, la cual compartía con sus padres y su hermano en la ciudad de Rufino.

Dos años después de ese hallazgo, el 14 de mayo de 2002, Fraticelli y Dieser fueron condenados a prisión perpetua como coautores del homicidio doblemente calificado de su hija.

La defensa del matrimonio apeló la sentencia en todas las instancias de la Justicia provincial, pero las presentaciones siempre fueron rechazadas.

El caso tuvo un vuelco cuando llegó a la Corte Suprema de Justicia de la Nación y el 8 de agosto de 2006 el máximo tribunal anuló la sentencia y ordenó que se dicte un nuevo fallo.

Entonces, Fraticelli y Dieser obtuvieron la libertad condicional y rehicieron sus vidas por separado: ella en la ciudad de Rafaela, y el ex juez junto a su nueva pareja y ex terapeuta, Norma Tejedor.

Desde que recuperó su libertad, Fraticelli escribe un libro sobre su vida que anunció que saldrá pronto a la venta, dicta clases de Derecho en una escuela terciaria y espera recuperar su cargo en la Justicia.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente