Espectáculos

El teatro que se muestra en Rafaela

rafaelanota

Era cantado: Rafaela vuelve a ser un éxito; la programación y la excelente organización son la mayor garantía de un festival de teatro argentino que en su sexta edición no sólo termina de tomar forma, sino que también se proyecta definitivamente como un evento que nació con buena estrella y llegó para quedarse, porque ya son los rafaelinos los que se apropiaron del encuentro que este año agrupa en cinco días (termina el domingo) 18 espectáculos de estéticas diversas, provenientes de diferentes puntos del país.

Pasadas las 17.30 del miércoles, la avenida Santa Fe (la calle principal de la ciudad) se vio colmada de gente que lejos de escaparle al frío se sorprendía ante el paso de un enorme pulpo realizado con globos rojos (y pensado mucho antes del “adivinador” Paul que brilló durante el Mundial de fútbol) que, acompañado por una carroza con músicos que interpretaban ritmos balcánicos, preanunciaba el comienzo de un gran fiesta que se extendería hasta la madrugada con el acto inaugural y el estreno de las primeras cuatro obras.

La vereda y la calle del histórico teatro Lasserre fueron, poco después, testigos de la llegada de una multitud que, como final del recorrido de la particular movida callejera, colmó la sala a la espera de un acto de apertura al que asistió por primera vez el gobernador de la provincia, Hermes Binner quien, de bajo perfil y a la hora de los discursos, prefirió dejarle el lugar a la siempre elocuente ministra de Innovación y Cultura de la provincia, que de entrada aclaró: “Más allá de que hoy estoy aquí como ministra, siempre seré Chiqui González, la directora de teatro”. Sus brillantes pensamientos, a través de un discurso en el que no faltó la revalorización del teatro como “el último de los fenómenos vivos verdadero, que realmente puede producir un cambio social, en el que el cuerpo es el gran protagonista”, tuvo momentos en los que hizo adquirir sentido a la velada. “El teatro, que siempre es político,  sigue siendo una de la reivindicaciones más imponentes de lo colectivo; por eso, porque es colectivo, es el que trae la mayor carga de crítica: innovación y tradición, pasado y presente frente a los cambios de lenguajes”, expresó la ministra, quien agregó: “El teatro es la viva imagen del cuerpo en escena; en el teatro, los muñecos pueden nacer o morir ante nosotros de verdad, y es muy impresionante lo que pasa en Rafaela con este festival, donde una población entera se ve capturada por el teatro”.

Finalmente, fue el intendente Omar Perotti quien hizo un interesante recorrido de los años pasados, dejando en claro que el hecho de llegar “al momento esperado por toda la ciudad, en el año del Bicentenario, en el que la gente salió a la calle de la mano de la cultura”, implicó el trabajo de un año de todo un equipo en el que se destaca la labor del creador rafaelino Marcelo Allasino, quien tiene a su cargo la compleja tarea de la programación.

Poco antes de la palabras de los funcionarios, un video recordó el paso por el festival y por el Centro Ciudad de Rafaela de la actriz Olga Borlle, quien falleció en abril, y quien era un referente de la cultura rafaelina, trabajadora incansable del quehacer teatral local. También es de destacar el video realizado para la presentación del festival, en el que el ingenio y la creatividad hicieron hincapié en la importancia que tiene el evento para la comunidad local, que desde el sábado10 de julio a la 9 de la mañana, cuando se habilitó la boletería, no paró de agotar funciones.

Tras cartón, el paso del espectáculo Casicapresse, de Alba Alfonsina Iruzubieta por Naná y Tomate (Buenos Aires), que fue en reemplazo de la compañía Fulanos que debió suspender su presentación porque parte de su equipaje quedóvarado en la aduana a su regreso de los Estados Unidos, impuso una bocanada de aire fresco con una propuesta en la que prevalece la destreza, el ingenio y una singular búsqueda del humor como motor de situaciones que navegan entre lo bizarro y lo poético.

Después fue el turno de Un hueco, de Patricio Aramburu, Nahuel Cano, Alejandro Hener (actores), bajo la dirección de Juan Pablo Gómez (Buenos Aires), un espectáculo que abreva en el hiperrealismo a través de una comedia dramática que transcurre en el vestuario de un club de pueblo (el espectáculo, tal como sucede en Buenos Aires, fue montado aquí en el vestuario del Club Atlético Rafaela), donde una improvisada sala velatoria reúne a tres amigos de la infancia ante la muerte inesperada de un cuarto integrante del grupo. En el espectáculo se destacan actuaciones de altísimo nivel en el contexto de una propuesta singular, que tiene como mayor objetivo la idea de producir ficción en un ámbito no teatral.

Aunque quizás el punto fuerte de la jornada, y más allá del cierre de la noche con el estreno de Espamento Mamushka, una de las dos coproducciones municipales que se estrenan en el contexto del festival, fue el biodrama cordobés Carnes Tolendas. Retrato escénico de un travesti, de María Palacios y Camila Sosa Villada, por Banquete Escénico. Definido dentro del género “teatro testimonial”, una travesti se confiesa en primera persona, mientras mixtura su dolorosa infancia (momentos en los que recrea a sus padres) con textos de Lorca como La casa de Bernarda Alba, Yerma o Doña Rosita la soltera, en un trabajo marcado por la conmoción y la presencia de una artista descomunal, quien en su contacto final con el público aprovechó para declararse a favor de la ley de Matrimonio entre personas del mismo sexo, lo que provocó la aprobación inmediata del público que estalló en aplausos.

Singularidades del teatro: todo pasó luego de su catártico viaje y apenas unas horas antes de que la ley se hiciera realidad.  Enhorabuena.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente