El Hincha

El Central de Montero tuvo un arranque para el olvido

  • image1
    Uno de los peores arranques. El equipo del uruguayo Montero no encuentra todavía el funcionamiento colectivo. Juan José García

El arranque de Central en la Superliga es uno de los peores del primer equipo en los últimos tiempos. Para encontrar uno similar, hay que remontarse al Clausura 2010. Eso sucedió hace algo más de 7 años, cuando el Canalla tuvo un inicio de torneo, en resultados, idéntico al actual: 3 empates y 2 derrotas.

Desde entonces, los auriazules nunca estuvieron sin ganar en los primeros cinco partidos de un campeonato; y siempre sumaron más de 3 puntos sobre los 15 posibles.

Si bien el cuadro de situación aparece algo maquillado por la gran victoria obtenida ante Boca por Copa Argentina, el presente futbolístico de los de Arroyito, dista del ideal.

El equipo de Montero no encuentra todavía el funcionamiento colectivo, y la mayoría de los refuerzos que se sumaron no parecen adaptados ni a la idea, ni al Mundo Central. Pero, lo que aparece por encima de todo, es que los auriazules todavía no pudieron ganar.

La misma situación que la actual, al menos en lo numérico, se vivió en el Clausura 2010. El equipo que por entonces dirigía Ariel Cuffaro Russo arrancó con el pie izquierdo: sufrió 2 derrotas, ante Racing (3 a 0 como visitante) y Tigre (1 a 0 en Arroyito); y logró 3 empates, ante River (0 a 0 en el Monumental), Chacarita (1 a 1 en el Gigante), y Banfield (0 a 0 de visitante). Aquel Central logró la primera victoria recién en la fecha 9, al derrotar a San Lorenzo en Rosario por 1 a 0.

Desde entonces, hubo 9 arranques de torneo, todos superiores. En 2010/11 Reinaldo Merlo, en B Nacional, consiguió 6 puntos de 15. En la temporada siguiente, Juan Antonio Pizzi, también en el ascenso, logró 10 de los 15 en juego. Y luego hay 4 comienzos con Russo como DT, uno en B Nacional y 3 en primera: 2012/13, consiguió 7 puntos; en el Inicial 2013, 6; en el Final 2014, 7; y en el Transición 2014, 9 unidades.

Los últimos 3 arranques de campeonato pertenecen a Eduardo Coudet: sumó los 15 en el torneo 2015; 13, en el Transición 2016; y rescató 8 puntos en el torneo 2016/17.

Un DT que conoce la materia prima

La reserva de Leonardo Fernández viene cumpliendo una notable tarea en la Copa Santa Fe. Los números son contundentes: ganó los cinco partidos que jugó. Y lo hizo sin repetir una formación inicial. Pero ese no es el único detalle por destacar. En total, en estos cinco cotejos de la competencia, Fernández consiguió puntaje perfecto empleando a 27 futbolistas. Además, contemplando suplentes que firmaron planilla y no ingresaron, la cifra se extiende a 31 jugadores.

El equipo de reserva auriazul sigue pisando fuerte en la Copa Santa Fe. Y lo consiguió desde el inicio, cuando eliminó por octavos de final a Alianza Sport (4 a 0); superando luego los cuartos, en juegos de ida y vuelta, a Unión de Santa Fe (2 a 0 en Arroyito, y 1 a 0 en suelo tatengue); y por último dejando atrás a Atlético San Jorge (5 a 2) en la semifinal.

Esta excelente campaña, que se extendió ahora con el éxito en la primera final ante Atlético de Rafaela, viene siendo sustentada por una base de jugadores que participaron en la mayoría de los partidos coperos. En este sentido, cabe apuntar, que los únicos que estuvieron en cancha en los 5 partidos de esta edición fueron: el arquero Jeremías Ledesma; los defensores Renzo Alfani y Nahuel Gómez; y el volante Diego Becker.

Mientras que, con 4 presencias, también aportaron lo suyo: el lateral Facundo Rizzi; los volantes Andrés Lioi y Joel López Pisano; y el goleador Ijiel Protti, que se fue cedido a Chacarita). Lo mismo para los que sumaron 3 cotejos, que también pueden considerarse como futbolistas de la base del equipo: el defensor Fernando Alarcón (NdR. emigró a préstamo a Villa Dálmine); los mediocampistas Emanuel Ojeda y Joaquín Pereyra; y los delanteros Agustín Coscia y Agustín Maziero.

Sin lugar a duda, este grupo de futbolistas respaldó en cancha la idea de Leo Fernández, que ubicó a Central muy cerca de quedarse con la Copa. De todos modos, a partir de las cesiones de algunos, y de las circunstanciales necesidades de Paolo Montero, el técnico de la reserva tuvo que apelar también a otros valores juveniles.

En este escenario, entre algunos que emigraron y otros que se agregaron para completar el plantel, los que también sumaron partidos en la Copa Santa Fe son: el defensor Marcos Martinich; los volantes Matías Mansilla (NdR. a préstamo en Quilmes) y Matías Palavecino; y el delantero Rodrigo Migone (NdR. cedido en Patronato); todos ellos con dos cotejos cada uno. Además, jugaron un partido, estos 10 futbolistas: los defensores Nicolás Giménez, Luciano Recalde y Elías Gómez; los mediocampistas Maximiliano González, Hernán Da Campo, Malcon Pilone y Rafael Sangiovani; y los delanteros Jonathan Cardozo, Misael Laborde y Renzo Reynaga.

En tanto, los cuatro que firmaron planilla pero no pudieron ingresar, fueron: los arqueros Marcelo Miño y Juan Pablo Romero; el defensor Matías Recalde, y el volante Serafín Roberi Vota.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente