Gremiales

Atucha: despidieron a sindicalista que denunció envenenamiento radioactivo

  • image1
    Atentando nuclear. Straschenco había denunciado que lo envenenaron en su propia oficina.

El Sindicato de Luz y Fuerza de la localidad bonaerense de Zárate declaró el “estado de alerta y movilización” en rechazo a los despidos de trabajadores de la central nuclear Atucha por parte de la empresa Nucleoeléctrica Argentina (Nasa), entre ellos su secretario adjunto, Damián Straschenco, quien en mayo pasado había denunciado penalmente que sufrió un envenenamiento con material radiactivo introducido en una botella dentro de la oficina de la planta donde trabajaba.

La declaración del “estado de alerta y movilización” y el repudio a los despidos fueron resueltos por una asamblea general el martes último y divulgados en un comunicado de la Comisión Directiva del Sindicato de Luz y Fuerza de Zárate, que integra la federación de trabajadores de la energía Fetera y la CTA Autónoma.

También convocó a una nueva asamblea extraordinaria que se realizará el martes a las 9 “dentro de las instalaciones de las centrales nucleares en Nasa, para definir los pasos a seguir”.

La declaración sindical calificó de “perverso e inhumano” el despido de Straschenco y otros trabajadores resuelto por la empresa que opera las centrales nucleares argentinas, “con anuencia de autoridades judiciales y la administración política actual”.

Según ese escrito, desde que Straschenco sufrió el 9 de mayo último envenenamiento radiactivo, cuando supuestamente alteraron su bebida de uso personal con agua pesada contaminada del reactor, “la empresa no cesó en su maniobra persecutoria” iniciada en 2015, dos años antes.

Por su parte, una fuente de Nasa dijo a la agencia de noticias Télam que el despido de Straschenco “no tiene nada que ver con el envenenamiento, sino con un sumario por abandono de guardia” en 2015, cuando, aseguró, se produjeron faltantes de materiales de construcción que no especificó.

Según la misma fuente, en ese sumario la empresa también culpó al sindicalista, ahora despedido, por “vulnerar normas de seguridad y haber modificado la dirección de una cámara de seguridad sin justificación”.

Entretanto, el juez federal de Campana, Adrián González Charvay, dispuso en agosto de este año el desafuero de Straschenco, añadió.

El Sindicato calificó de “fantasioso” al sumario de 2015 caratulado como “presuntas irregularidades”, con el cual Nasa impulsó luego la apertura de un expediente en el Juzgado Federal “sin especificar el daño ni las medidas disciplinarias que pensaba adoptar” contra trabajadores protegidos por la tutela sindical.

“En dicho sumario, Nasa se había comprometido a aportar testigos y videos que demostraban los supuestos hechos denunciados, pero llamativamente, al momento de tener que presentarlos ante el Juzgado federal, no lo hizo y desistió de aportarlos”, aseguró el Sindicato.

En ese marco, siempre según la versión sindical, la empresa resolvió el despido de Straschenco y otros trabajadores, mientras que el caso de envenamiento, en el que se investigaba un intento de homicidio con agua contaminada, fue recaratulado por el juez González Charvay como un intento de “sabotaje”.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente